Cuellos de Botella


foto-josan

Por Josan García

Entendemos en términos de producción de servicio como “cuello de botella” a aquellas situaciones de operaciones en las que el trabajo se atasca porque el cuello de la botella es demasiado estrecho. Traducido en mundano, cuando hay más trabajo del que el despacho puede absorver con el personal que tiene.

Ese tipo de situaciones se caracterizan por:

– Como hay que producir, no hay tiempo para la comercialidad ( lo cual perjudica las ventas de las que deberíamos comer en meses venideros).

– Como hay que producir, ( los plazos judiciales especialmente no perdonan) tampoco se puede atender al seguimiento de clientes de otros asuntos que en ese momento no caben en la cadena de producción, en consecuencia los clientes se sienten desatendidos y piensan que están recibiendo un trato poco atento y desconsiderado, disminuyendo su satisfacción y su percepción de la profesionalidad del despacho en cuanto a atención al cliente, lo cual afecta también directamente a las ventas de las que deberíamos vivir mañana.

– Como hay que producir y todo no cabe, las horas de producción empiezan a no contar ( jornadas interminables) y no sólo nadie paga ese exceso de horas ( que si las pagamos a los colaboradores nos hacen perder dinero y si no las pagamos nos harán con el tiempo perder colaboradores).

– La angústia se apodera del despacho y ya nadie lo pasa bien y todo el mundo está supernervioso.

Visto el panorama, parece claro que los “Cuellos de botella” son un evidente problema a evitar;

Aunque claro mis apreciados lectores me dirán: ¿Cómo? o en abogadés  ¿quo modo?.

Lo cierto es que la teoría de la gestión de cuellos de botella en operaciones de cualquier compañía son un bonito problema de solución complicada, así que más que de teorías hablaré de mejores prácticas:

  • Es buena costumbre saber cuantas horas de producción pendientes tiene el despacho, cosa que no hay manera de saber si no se “estima” el tiempo que cabe dedicarle a cada asunto desde un inicio. (Da igual que os equivoquéis ya lo iréis corrigiendo, pero aquí como siempre si no se empieza a medir, no se puede mejorar).
  • No intentes controlar “el momento” de producción de los asuntos judiciales, no vale la pena, no se puede, asi que intenta siempre reservar un porcentaje de tiempo mensual a estas tareas. Naturalmente si tu carga de asuntos judiciales es superior al 20 / 30 % tienes un problema, pero no con los cuellos de botella sino con tu modelo de despacho.
  • Si llegas a la conclusión de que no puedes absorver más trabajo, pero debes hacerlo porque sino los números no salen quiere decir…que estás vendiendo por debajo de lo que te cuesta a ti producir las cosas…y eso merece ya otro tipo de reflexión  😉
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cuellos de Botella

  1. Michel Braverman dijo:

    Aunque parezca extraño, este tema es apasionante para quienes no fuimos entrenados para administrar un despacho; no tenemos el tiempo de estudiar 2 o 3 años en un MBA, para apenas entender lo que pasa; ni el presupuesto para contratar 1000 horas de un “consultor” para hacerlo entiender nuestro negocio, y al final del día recibir cientos de páginas de información, que ya sabíamos desde antes de contratarlo.

    En mi caso, yo conocí esta teoría solo hace apenas 7 meses. me pareció un método tan sencillo, tan racional, (tan “nuestro”)y tan económico, que me “apoderé” de él.

    Llegue a ella buscando respuestas y soluciones a “las labores administrativas que tantos problemas generan” y lo digo de esta forma, porque cuando ignoramos de lo que estamos hablando, muchas veces decimos cosas incorrectas.

    Pero ahora, la cosa es diferente. Yo les puedo decir que esta Teoría (TOC por sus siglas en ingles) si funciona. Y funciona no solamente en fábricas, sino en cualquier lugar, si es empresa, o incluso en organizaciones no lucrativas.

    Aun no resuelvo definitvamente mi situacion, pero estoy en proceso de alcanzarlo. Pude expresar fácilmente mi eslabón mas débil; tuve que sacrificar muchas vacas sagradas en el camino, pero ahora me parece menos tortuoso.

    Sería interensatísimo intercambiar puntos de vista con quien haya aplicado esta teoría en sus despachos.

    Les dejo saludos

  2. este tema me parece muy interesante por lo que me gustaria que se explicacara mas a fondo con lujo de detalles la importancia de no tener cuellos de botella en un proceso de producción.

  3. Pingback: Abogado: ¿Artista o productor? « Blog de Gestión de Despachos de Abogados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s