Negocios marginales, negocios ineficientes


foto-josan-gravatar

Por Josan García

Llamamos en el mundo de los negocios, “negocios marginales” a aquellas empresas que mediante procesos caoticos o ineficientes no son capaces de sacar beneficios razonables de su actividad. Y no sólo eso, sino que además suelen subsitir a costa de trabajar todos como “burros de carga” durante 12/15 horas a cambio de salarios que se podrían encontrar en el mercado por un trabajo normal de los “9 to 5” y sin tantas preocupaciones y angustias.

El problema radica en una mala organización, no en que las personas no sean profesionales, ni que no hagan bien lo que tienen  que hacer, ni siquiera que no se esfuerzen, lo crítico esta en la “forma” en que lo hacen. En general se trata de una absoluta falta de sentido común en los procesos que se hacen, generalmente no porque se sea tonto, sino porque nadie paró a pensar en lo importante que era que hubiese procesos razonables, eficientes, y que permitiesen que el trabajo y el esfuerzo de las personas brillase. Lo cierto es que esta archidemostrado que lo que hace ganar dinero no es lo bien que se hacen las cosas sino la forma en la que se hacen.

En este tipo de organizaciones empresariales ( por así llamarlas)  generan personas, disgustadas, insatisfechas y estresadas. Son personas que se esfuerzan y que hacen su trabajo bien, pero que viven completamente atrapadas en su falta de organización, en una buena voluntad en la que quieren llegar a casi todo, y lo que consiguen es no hacer bien casi nada. Viven en jaulas sin salida, en las que angustiosamente ven como no pueden escapar de lo que parece ser un destino lleno de llamadas, carreras, y deberes nocturnos un dia detrás de otro, sin poder evitar fines de semana con trabajo, mientras sus seres queridos cada vez más requieren una atención que no son capaces de darles, lo que les genera una frustración producto de no saber qué más hacer, trabajando como burros y sintiéndose incomprendidos por los suyos que no comprenden porque ellos no pueden compartir su tiempo.

cristalHay muchos despachos y abogados atrapados en esta trampa del negocio marginal. Pero hay una buena noticia, basta con que se organicen con criterios empresariales ya conocidos en otros sectores de la actividad económica, incluidos los servicios. Somos los profesionales del derecho los que hasta ahora no hemos aplicado lo que otros han hecho. Así que basta con hacerlo.

Fácil y difícil a la vez!!!!! suerte….

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s